Salinas: “Me emociona porque se trata del campeón”

ESPECIAL

La mirada del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) es clara: el choque ante Francia afianza el proceso que se inició en la selección que busca darle la mayor cantidad de partidos afuera para crecer en todo


La oportunidad de jugar ante Francia le abre a Bolivia la chance de escalar hacia otro nivel. Para César Salinas, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), este duelo afianza el proceso que se inició, en el que se busca darle al jugador roce, confianza y una mentalidad fuerte, que permita encarar de una mejor manera los retos que están a la vista, como la Copa América, que comienza el 14 de junio en Brasil, y las eliminatorias, marcadas desde marzo de 2020. Pero además, le da a Salinas y a la FBF un espaldarazo a la gestión (se cumplió un año en abril), porque tras 11 amistosos oficiales (6 de ellos ante selecciones mundialistas), ahora se tendrá de frente nada menos que al último campeón del mundo. Salinas contó detalles de cómo se logró sellar el acuerdo, de cómo es vista su gestión hoy por la Conmebol y la FIFA, además de su mirada luego de este encuentro y la Copa América de Brasil.

¿En qué nivel llega Bolivia para enfrentarse a Francia?

Vamos a estar a nivel top, es un partido que lo verá todo el planeta. Es el resultado de una gestión seria, que hemos encarado desde que hemos llegado a la Federación (FBF), no solo en este aspecto, sino en varios. Ese día (2 de junio) Bolivia estará frente al último campeón del mundo, lo que nos da mucha jerarquía, otro nivel como selección, y la ilusión nuestra es que la selección pueda hacer una buena presentación, con un buen resultado, mostrando un volumen de juego aceptable porque es parte del proceso de cambio que estamos encarando.

¿Lo emociona, lo pone ansioso este amistoso?

Me emociona, porque se trata del último campeón del mundo. Estoy ansioso, a la espera de que llegue el 2 de junio para ver a Bolivia en un estadio repleto, ante un gran rival y en un país de primer nivel. Esto es producto del trabajo diferente que estamos haciendo. ¿Cuántos países no nos estarán envidiando? Hay selecciones fuertes, poderosas históricamente como la misma Brasil y Argentina, que quisieran jugar contra Francia, pero esta vez lo haremos nosotros.

En un corto tiempo se ha jugado contra seis selecciones mundialistas, ¿es el camino a seguir?

Siempre aspiramos a más, la idea no es jugar con selecciones pequeñas, aunque sabemos que es parte del proceso. En esta etapa de renovación de jugadores se busca que los futbolistas vayan mentalizándose en cómo se juega en un país ajeno, con otro tipo de espectadores, de perder el miedo escénico de jugar contra selecciones grandes y en estadios repletos.

Desde el año pasado, en estas fechas que se han jugado, muchos jugadores se afianzan cada vez más en la parte mental y entonces van a entrar a pelear cada jugada. Insisto, esto es lo que queremos, manteniendo la línea porque ya jugamos antes con selecciones fuertes como Estados Unidos, Serbia, Corea del Sur, Japón y otros equipos; no ganamos, pero sí se consiguieron resultados. Se ha visto un nivel de producción aceptable para un proceso que está empezando.

Cuando se consolidó lo del amistoso en Nantes, ¿qué se le vino a la mente?

Es como cuando se consigue un objetivo que tanto se pelea. Fue una satisfacción muy fuerte, con toda la gente que me colabora, con el comité ejecutivo de la FBF. La verdad que en un principio no lo podíamos creer porque fue una gestión que desde el inicio la mantuvimos en silencio y que se definió en diez días. Que en poco tiempo una federación como la francesa tome la decisión de jugar con Bolivia, considero que tiene que ver, en algo, con el trabajo institucional, diferente que estamos haciendo en la FBF. La nueva imagen mostrada como federación es permanente, monitoreada por la Conmebol y la propia FIFA. Este tipo de información influye para que se hubiera sellado el compromiso de enfrentarnos a Francia.

¿Cuánto ayuda este tipo de desafíos?

A nosotros nos interesa jugar con selecciones de primer nivel. Federaciones de Sudamérica nos han invitado, solo que choca con algunos partidos y por eso no hemos podido concretar. Ellos se han dado cuenta que estamos haciendo un trabajo serio, ojalá que las dirigencias de los clubes nos puedan ayudar con los microciclos en el segundo semestre o en partidos amistosos al margen de la fecha FIFA. Esto será importante para que nuestra selección madure más.

¿Qué considera que puede venir en adelante?

Haciendo un buen papel ante Francia pienso que podemos tener la oportunidad de jugar ante otras selecciones fuertes. Al margen de eso, también les sirve de vitrina a los jugadores. El problema es que alguna dirigencia todavía no entiende algunas cosas, y es por eso que hablaba que se necesita más colaboración para los microciclos y fechas FIFA porque al final los beneficiados son los mismos clubes, porque esos chicos, por su juventud, tienen que salir fuera por la calidad que muestran.

¿Es una etapa que exige mucho en lo dirigencial?

Nosotros trabajamos de lunes a domingo, la FBF ahora administra todo el fútbol boliviano, tiene mucho trabajo y por eso debemos estar al cien por cien. Además, lo hacemos con transparencia.

¿Este es el camino?

Estamos a poco más de un año de asumir la federación y creo que hemos hecho mucha gestión. Los amistosos han sido importantes y fueron producto de un trabajo honesto, transparente y técnico. Vamos a seguir en esta línea hasta el día en que termine mi gestión porque queremos dejar como legado una selección fuerte, un fútbol desarrollado e infraestructura.

¿Cómo ve a esta nueva camada de jugadores?

En su momento, el profesor (César) Farías hizo un trabajo de comenzar a hacerlos madurar; ahora con el profe (Eduardo) Villegas se está haciendo un trabajo diferente, pero ya con una base. Estamos incluso pensando en el Preolímpico Sudamericano de 2020 que se jugará en Colombia. En la selección absoluta están varios chicos que están por debajo de los 23. Soy optimista con ese torneo porque irá una selección de Bolivia muy fuerte, porque además, hay otros que están jugando en el fútbol profesional producto del Sudamericano sub-20. Es un proceso que está dando resultados. En la sub-17 no nos fue bien, porque también el profesor Sixto Vizuete tuvo un problema personal, pero este año somos optimistas. En la conformación de la selección sub15 que tenemos en Santa Cruz, de cara al Sudamericano de la categoría, estamos encarando un proceso serio. Creemos que del Nacional en Chapare van a salir buenos chicos, que sumado a los de las academias de todo el país, se conformará una selección con futbolistas con méritos deportivos, sin padrinazgos.

Ante Francia, ¿es más importante el resultado o la experiencia para el plantel?

Es importante el roce y la experiencia porque en ese partido los chicos van a aprender mucho para llegar fortalecidos a la Copa América. Por el resultado, no soy pesimista porque todos queremos ganar, ojalá podamos conseguir por lo menos un empate o un resultado positivo. Sin embargo, veo este partido como parte del proceso de recambio que estamos haciendo en la selección. El objetivo es llegar a la Copa América más fuertes mentalmente porque las condiciones técnicas las tienen los jugadores, lo que nos falta es perder el miedo escénico de jugar ante un grande como Francia o como Brasil. Este partido ante la selección francesa nos va a permitir llegar más maduros.

¿Siente que hay países que les gustaría estar hoy teniendo la chance de medirse ante la última campeona del mundo?

Sí, realmente (risas), algunos presidentes me preguntaron cómo hicimos posible ese partido y les dije que es producto de la gestión.

El presidente de la FBF luciendo la Verde. Confía en la etapa que se encara hoy. Foto: APG Noticias