DTV HUMOR

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Erwin Sánchez: “Lo que nos falta es convencernos de que lo nacional es bueno”

El técnico de Blooming, que también dirigió la selección, habla de su actual reto, de cómo ve a la Verde y de lo que cree que hoy se debe hacer para aliviar la crisis.

26/08/2018
Sánchez habló con DIEZ. Foto: Ricardo Montero
+

Erwin Sánchez es palabra autorizada no solo para hablar de Blooming, el equipo al que dirige, sino sobre el fútbol en Bolivia y la selección a la que comandó desde 2006 hasta 2010. El DT encara una apuesta importante con la academia; ha hecho debutar a jugadores de la cantera y dice que no va a parar. Admite que lo que hoy pasa en lo institucional ‘toca’ al plantel y que la única forma de hacer menos difícil la realidad es consiguiendo buenos resultados.

¿Cuánto afecta el momento institucional?

– Hemos querido quedar al margen, pero no es fácil porque las noticias aparecen. De todas formas hay un enfoque pleno en el trabajo y sabemos que si los resultados son buenos, es menos complicado encontrar soluciones para el club. Si nosotros vamos yendo bien, puede haber soluciones, pero si nosotros andamos mal, no estamos ayudando. Mientras no te llega a tu bolsillo, podés aguantar un poquito más. Los jugadores no tienen otra entrada que la que generan con su propio físico y eso lo saben los dirigentes. He conversado con el presidente (Juan Jordán) y tengo la plena convicción de que saliendo de esta fase las cosas van a mejorar y la apuesta nuestra, en relación con los jóvenes, nos hará ver que es una de las formas viables con las que el club puede contar.

¿Con qué te encontraste en este ciclo en Blooming?

– La apuesta del plan para este semestre ya la alcanzamos porque los jóvenes han jugado 400 minutos. Y creo que no vamos a tener problemas en sobrepasar estos límites. Ahora la realidad del club nos dificulta tal vez en el foco del trabajo diario o en la concentración de todos nuestros jugadores, porque mal que mal siempre hay alguien al que le llegan las noticia por radio, periódico, televisión o las redes sociales. Con los jóvenes que hoy tenemos nos da la pauta de que estamos encaminados para que no sean una promesa del club, sino para que sean una firmeza para este semestre.

¿Por qué la apuesta con este plantel?

– ¡Va por convicción! Mirá y vamos a ser específico en esto: los extranjeros son seis y si tenés jugadores nacionales ¿por qué te obligan a tener los seis? Ahora, si estás nadando en plata y si estos jugadores no te rindieron en el primer semestre, cambialos. ¿Pero si no tenés? A parte que tenés que rescindir y luego ir a contratar de nuevo, es un doble gasto. Yo estoy convencido de que lo que tenemos puede dar un salto; ya lo dieron a escala profesional y ahora esperemos que lo den también internacionalmente.

¿Para qué están?

– Cuando estás formando siempre habrá alguna laguna, ya sea física o mental porque lo táctico va alineado con esas dos cosas; pero podemos hacer cosas interesantes. La idea que tenemos como grupo está intacta, la tenemos que afianzar a medida que pasen los partidos. Por ejemplo, el partido con Bolívar nos ha dado la seguridad de contar con datos que podemos utilizar después en otros partidos de altura.

¿Qué trabajo hace Erwin para reforzar la parte mental de los jóvenes?

– Eso no te lo puedo decir (sonríe). Estamos trabajando porque es una de las lagunas grandes. Y ese trabajo nos sirve a nosotros porque nos va reforzando las cosas que pensamos y que no estábamos haciendo. Casi siempre uno escucha que sicológicamente no estuvimos bien, pero ¿cuándo trabajaron en esa parte? Al físico lo trabajas de forma permanente, porque cuando estás haciendo fútbol estás trabajando lo físico.

¿No deberían quedarse en Blooming los jóvenes?

– Mi deseo es ese, que no se queden, sino que puedan partir para cosas grandes, que no se conformen con este inicio, que les mejoren su sueldo, que tengan 10, 15 partidos, no sé, pero que estén bien preparados y que sean conscientes de que la vida útil de ellos está afuera, la plata no está aquí.

¿Hay la opción de subir a otros más?

– Existe, hoy comenzó Orozco, un chico de 16 o 17 años y es delantero. No lo subimos antes porque lo teníamos a Menacho, aunque Orozco ya le come los talones. Esa competitividad tiene que existir porque los saca de las divisiones menores. Es arriba donde uno tiene que llegar. Tener un chico arriba te exige una responsabilidad, gracias a Dios tenemos a gente como ‘Castor’ Suárez, como ‘Chino’ Mendieta, el preparador físico o como Gustavo Notta. Con ‘Castor’ converso casi todos los días porque trabaja casi a la misma hora y le digo que me traiga a este o a aquel. Es la única manera que jueguen con los que no jugaron el domingo o con los que jugaron poco.

¿Por qué se debería apostar por este camino?

– Si no tenés plata para contratar jugadores, ¿por qué gastar? Se gastan 200, 300 o 400 mil dólares cuando con esa cantidad aquí armás tus divisiones menores de una manera espectacular. Pero qué es lo que nos falta: convencernos de que lo nacional es bueno también. No es mi idea hablar mal del extranjero, yo he sido extranjero por 20 años, aunque para mí significaba que tenía que demostrar que era mejor que los nacionales. Y no era uno o dos días, era permanente. Lo que nos pasa a nosotros los bolivianos es que pensamos que todo lo que viene de afuera es mejor, porque nuestra autoestima es bajísimo.

¿No ser campeón con Blooming es un fracaso?

– No, para nada. Terminemos donde terminemos que tengamos dos jugadores firmes en este campeonato y podamos afirmarnos con tres más en el otro, tendríamos cinco jugadores del club. Y mirá vos, ¡hasta dónde bajaría tu presupuesto, hasta dónde bajaría tu planilla! ¿Cómo creés que verían los que vienen de atrás? Creo que este es el camino, se te bajará la planilla con un agravante positivo: pueden ser ‘vendibles’.

A otro tema, llegas vos y también tu hijo Junior. ¿Sabías a lo que te exponías?

– Primero que en cancha no lo tomo como mi hijo, sino como un número más, alguien que puedo tomar en cuenta o no. Si veo que hay un chico que está mejor, por más que sea mi hijo, no lo voy a poner. Está mi prestigio también. Pero para mí no es difícil porque yo sé las condiciones que tiene, lo conozco desde que nació. Cómo no le voy a dar oportunidad si es mi hijo, si se las doy a otros. Pero es la maldad que hay, yo lo veo por tres lados: envidia, porque somos rencorosos y porque no hemos tenido la oportunidad de trabajar con nuestro hijo. Aquí debe haber empresarios que trabajan con sus hijos y seguro dicen que está ahí porque es hijo del dueño, sin saber que ese chico se ha formado en EEUU o México, donde están las mejores universidades.

¿Cómo está Junior en lo personal y emocional?

– Bien, tranquilo, porque sé que es fuerte. Ha estado en EEUU estudiando solo y no cualquier opinión le va a causar algún efecto. A parte, y como le digo a Junior y a los demás, uno en la vida tiene que ser equilibrado, si ganás no podés andar de fiesta y si perdés no tenés que enterrar la cabeza bajo la tierra. El equilibrio te va a dar la tranquilidad, porque, como dicen, dimos un buen paso con los chicos, pero igual nos critican y eso lastimosamente es así. No sé si en otros países pasará, pero aquí somos malos, envidiosos, no les gusta a la otra gente que a uno le vaya bien y si uno entra en eso va a ser igual de mediocre.

¿Sentís que diste un paso diciéndole a la gente que este es el camino a seguir?

– Todos hemos sido jóvenes y hasta cuando nos cambiaban de colegio nos costaba. Imaginate cuando das un salto de reserva o de Calleja a la primera, como el chico Edward Vaca. No es fácil aunque puede ser que alguno en su primer partido demuestre, pero hay otros que no porque el ritmo es diferente. Cuando subimos chicos de reserva a primera, vemos que en ciertos casos sufren en los entrenamientos. Por ahí van a entrenar un día bien, pero ¿y al otro día? No recuperan. Entonces, ¿qué es lo que necesitan? Dos o tres partidos, si ves al cuarto o al quinto partido que no tenés respuestas, ahí dudás, pero normalmente no es así. La única manera que entren en ritmo competitivo es jugando, no se gana ritmo entrenando. Si lo metés en un partido y luego lo apartás diez, ese jugador perderá el tiempo y el espacio en la cancha. No le será fácil.

¿Cómo toma la dirigencia esta apuesta?

– A fondo, porque ellos están viendo las cosas como nosotros, como una forma viable de solución para el futuro del club y no sé si ganar un campeonato -en este momento- será mejor que tener cinco o seis chicos formados en el club para que sean los cimientos. Ojo que ¡sin duda que quiero ser campeón! pero no te voy a vender una cosa que no se ve. Yo sueño con ser campeón, trabajo para ser campeón, pero mi realidad no es esa, entienden. Tenemos muchas condicionantes que no te permiten pensar así, pero a mí me gusta ese reto, de lo contrario ya lo hubiéramos dejado.

Sobre la selección, ¿cómo ves el panorama vos que dirigiste la Verde para Sudáfrica 2010?

– Te acordás, Julio, que nosotros armamos el plan país. ¿Alguien le hizo seguimiento? ¡Nadie! Porque no les interesaba ver las cosas organizadas. ¿Qué es lo que da más gusto?, hablar mal de la gente, ¿qué vende más?, una noticia buena o una mala. La mala. Nosotros intentamos organizarnos de una manera basados en lo que creíamos. Supuestamente nuestro contrato era de dos periodos (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014) e hicimos el plan pensando en esas etapas. Hicimos un estudio en la altura, 67 jugadores, si no me equivoco, y teníamos en claro la cantidad de jugadores a disposición en La Paz. Había el detalle de con qué tipo y biotipo de jugadores íbamos a visitar a Brasil o a Argentina y con qué tipo de jugadores íbamos a recibirlos. O cómo recibir a Chile, Ecuador y Perú, que se preparan en la altura. Teníamos todo, lamentablemente los equipos que pensamos que debieron estar fuertes en La Paz, no lo estuvieron

¿Qué percepción recibiste?

– Nos criticaron una vez porque para el partido contra Argentina fuimos a Colombia y dejamos un grupo entrenándose en La Paz, sabiendo que el tiempo de aclimatación era más importante que ir a Colombia. No podés estar constantemente explicándole a la gente, porque cuando te va mal dicen que estás abriendo el paraguas y cuando te va bien te dicen que vendés humo. Yo creo que tiene que haber un punto de partida, y de repente este sea.

¿Cómo ves este proceso?

– Lo veo bien. Ya están hechas las cosas, las decisiones están tomadas; ahora lo que nos queda a nosotros es apoyar al máximo, sea quien sea el técnico o el que esté trabajando a la cabeza de la selección. Además, yo quiero lo mejor para mi país.

En tu gestión, ¿recibiste apoyo de tus colegas?

– ¡Me serrucharon el piso! Es verdad, pero yo no puedo ser igual, yo quiero, y lo repito, que le vaya bien a Bolivia. Sea quien sea el entrenador, va a tener el total apoyo, aunque nosotros no estemos de acuerdo porque en realidad no somos nosotros los que debemos estar de acuerdo, sino los que mandan en la FBF.

¿Por dónde crees que pasa la mejoría?

– Mirá, decime, en este momento, ¿cuál es el único país que no tiene un centro para trabajar o un CAR? Bolivia. Nosotros tenemos que organizarnos primero. Las eliminatorias se juegan en La Paz y allá debe haber un CAR, pero resulta que hay uno en Cochabamba. Yo fui a verlo, porque me interesaba utilizarlo para tener la mayor cantidad de tiempo con los jugadores. Me cansé de hacer microciclos, hicimos miles, pero había un club que se oponía y no podíamos trabajar. ¿Cómo podemos ser fuertes si no trabajás, si no tenés apoyo? Vamos a suponer que Santa Cruz apoya al técnico de la selección, ¿y el resto? Yo he tenido que ir a tocar puertas diciendo que ante todo era boliviano, cruceño, bien camba y muy orgulloso y decirles, ¿por qué me jodés tanto? Era la única manera de aclarar las cosas porque no porque el técnico sea de Santa Cruz, La Paz o Cochabamba, va a tener al resto en contra.

Si la FBF quiere un entrenador para menores, ¿está abierta la puerta de Erwin Sánchez?

– No soy de abandonar proyectos y este proyecto es un reto grande. Hoy día hablaba con gente en Blooming, con Joaquín, con Fernando, que se encarga de la ropa, de la Conmebol, de Portugal y me decían, ‘¿profe, usted se va a volver para allá?’ Mientras no termine este proyecto, no quiero, no me gusta dejar las cosas a medias. Además, sería lindo un ciclo con historia. La verdad volver a la FBF no lo he pensado porque hoy mi foco es el club. Lo que toca es organizarnos para no ir a jugar los sub-15 o los sub-20 con 20 o 30 días de trabajo, que como locos le pedimos jugadores a la Tahuichi o a la escuela de Milton Melgar. No hay quién les haga seguimiento y en eso hay que mejorar.

Diez
Recibe las noticias en tu correo




Comentarios



También te puede interesar

Modric agradeciendo por el galardón. Foto: AFP
FÚTBOL
Hace 11 horasLuka Modric gana el premio The Best Noticias Deportes
Thibaut Courtois, arquero del Real Madrid. Foto: AFP
FÚTBOL
Hace 12 horasCourtois, el mejor portero para la FIFA Noticias Deportes
FÚTBOL
Hace 12 horasMohamed Salah, premio The Best al mejor gol Noticias Deportes
El central brasileño Alex Da Silva no será de la partida ante Nacional. Foto: Archivo Los Tiempos
FÚTBOL
Hace 12 horasWilstermann, con cuatro bajas Noticias Deportes
Castillo festeja el segundo gol de su equipo. Foto: Jorge Uechi
CLAUSURA
Hace 12 horasGuabirá gana y escala al octavo lugar Noticias Deportes